10. La Primera Guerra Mundial y las revoluciones sociales


Corresponde a la sesión de GA 3.10 LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL Y LAS REVOLUClONES SOCIALES

La Primera Guerra Mundial o Gran Guerra fue el primer enfrentamiento bélico que involucró, directa o indirectamente, a países europeos y no europeos. Sus causas se encuentran en el proceso de industrialización de los países capitalistas de finales del siglo XIX.

La rivalidad entre Inglaterra y Alemania por ganar los mercados más convenientes a sus necesidades mercantiles provocó que estas potencias dominaran algunos países no industrializados. Así, el "reparto del mundo" creó un ambiente hostil entre las naciones desarrolladas, constituyendo la principal causa económica de la Gran Guerra.

Entre las causas políticas destacan, por un lado, el llamado sistema de alianzas entre las potencias industriales; y por otro, las crisis territoriales en diversas zonas del mundo bajo la influencia europea.

Un bloque era llamado la Triple Alianza, conformado por Alemania, Austria-Hungría e Italia; el otro bloque, conocido como la Entente Cordiale, estaba integrado por Inglaterra, Francia y Rusia.

Desde 1871, al finalizar la guerra franco-prusiana, el continente europeo vivió una época de paz en la cual se gestaba la propia guerra. A este periodo se le conoce como la paz armada, que concluiría al inicio de la guerra en 1914. Finalmente, los movimientos de tipo nacionalista, al interior de los Estados europeos, agitaron social y políticamente el clima de aparente estabilidad internacional.

La guerra se precipitó con el asesinato del heredero al trono austro-húngaro, el archiduque Francisco Fernando, en la capital de Bosnia, Sarajevo, el 28 de junio de 1914. El motivo: rechazar el dominio de Austria-Hungria sobre la nación serbia.

El desarrollo de la guerra tuvo dos etapas de evolución: la primera, que va de agosto de 1914 a marzo de 1917, involucró además de las potencias mencionadas, sólo a algunos países europeos. La segunda etapa, que le dio a la guerra el carácter de mundial, incluye la participación de Estados Unidos y algunos países latinoamericanos.

La fase mundial del conflicto precipitó la derrota de la Triple Alianza. La ofensiva conjunta de Francia e Inglaterra, apoyada por Estados Unidos, finalizó con la derrota de Alemania en 1918.

Con el Tratado de Versalles, firmado en 1919, Alemania perdía sus colonias, debía devolver a Francia los territorios ocupados, retirarse de Polonia, pagar indemnizaciones a los países vencedores por daños de guerra y reducir considerablemente su ejército y su armamento. El Imperio austro-húngaro se desintegró, y los pueblos que se encontraban sujetos a su dominio proclamaron su independencia, surgiendo Estados como Checoslovaquia, Yugoslavia, Austria y Hungría.

Estados Unidos empezó a destacar en el plano internacional como una potencia, en tanto que los países europeos entraron en una severa crisis económica, porque en su territorio se desarrolló la confrontación bélica, destruyendo gran parte de su industria y provocando la muerte de un número considerable de personas.

Rusia había participado activamente en el conflicto bélico mundial, sin embargo, al interior del Imperio ruso las cosas no marchaban adecuadamente. Las reformas sociales que impulsó el zar desde 1856, no aliviaron la situación de la población campesina; además, el auge industrial originó el surgimiento de una creciente clase media urbana, que demandaba mayores libertades políticas y una clase obrera que aspiraba a mejores condiciones de vida.

Estos grupos de población se organizaron para manifestar sus inconformidades con la política del gobierno zarista: surgió el Partido Emancipación del Trabajo en 1883; el partido Voluntad del Pueblo en 1879, y el Partido Obrero Social Demócrata Ruso en 1898.

En estas condiciones se produjo la revolución de 1905, que cambió profundamente la vida del pueblo ruso. En octubre del mismo año, el zar firmó el Manifiesto de Octubre, en el que quedaron establecidos los derechos fundamentales de los ciudadanos y se abolieron las limitaciones que tenia el parlamento ruso.

Entre 1907 y 1914, el gobierno imperial ruso se lanzó a proteger sus dominios en Europa; esto lo llevó a intervenir en la Primera Guerra Mundial, descuidando los problemas económicos y sociales internos; con ello, el triunfo de los que promovían reformas profundas se produjo en 1917.

La corrupción que imperaba en el gobierno del zar culminó con el estallido de huelgas, junto con rebeliones de soldados y policías en la capital, por lo que el zar abandonó el poder en marzo de 1917.

En octubre del mismo año se instaló el gobierno de los comunistas que enarbolaba las ideas de Karl Marx, fundador de las ideas socialistas contemporáneas.

El partido bolchevique, que era una importante fracción del antiguo partido Obrero Social Demócrata Ruso, bajo el liderazgo de Vladimir llich Ulianov, mejor conocido como Lenin, asumió el poder político de la nación.

Los bolcheviques pugnaban por un cambio total: en el aspecto social proponían una sociedad en donde no hubiera clases; en lo económico creían que debía desaparecer la propiedad privada; por último, en lo político pensaban que la participación de la sociedad en los asuntos públicos conduciría a la extinción gradual del Estado. Con estas bases, la población rusa se integró en lo que seria la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

La sociedad china, al igual que la rusa, experimentó a principios del siglo XX una serie de cambios políticos, económicos y sociales, como resultado de un movimiento revolucionario. El milenario sistema de gobierno imperial chino fue sustituido por un sistema republicano.

Desde que la dinastía Manchú tomó el poder en el siglo XVI, el pueblo chino vivió inconforme debido, entre otras cosas, a la corrupción que imperaba en los órganos administrativos del Estado.

En el siglo XIX, los imperios coloniales de Occidente hicieron acto de presencia en China, obteniendo por la fuerza grandes beneficios económicos, sin tomar en cuenta a las autoridades y a las leyes chinas.

Desde finales del siglo XIX y principios del XX, un hombre llamado Sun Yat-sen, que se encontraba viviendo en Japón, organizó desde ese lugar un movimiento para derrocar al gobierno imperial Manchú e instaurar un sistema republicano en su natal China. El movimiento triunfó el 10 de octubre de 1911 y Sun Yat-sen se convirtió en el primer presidente de la República China. Además, fundó el partido del Kuomintang, conocido también como Partido Nacionalista, el cual se proponía agrupar a todas las fuerzas políticas chinas para sacar al país del atraso económico en que se encontraba con respecto a las naciones industrializadas.

La oposición de los antiguos nobles terratenientes o "señores de la guerra", como se les conoció durante esta etapa, a las reformas que Sun proponía, hizo que éste recurriera a la ayuda que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) le ofrecía para modernizar a China. Este acercamiento entre China y la URSS estimuló la fundación del Partido Comunista Chino en 1921, que planteaba cambios radicales frente a los cambios superficiales propuestos por el Partido del Kuomintang.

A la muerte de Sun Yat-sen en 1925, su sucesor Chiang Kai-shek inició una dura represión en contra de los dirigentes y militantes del Partido Comunista, desatando una guerra civil en China. Mao Tse-tung, dirigente del Partido Comunista, encabezó la resistencia de las comunidades campesinas, logrando organizar en los últimos años de la guerra civil un ejército popular integrado por campesinos, oficiales y tropas del Kuomintang que simpatizaban con las propuestas de Mao, y el Partido Comunista.

En 1931, el Partido Comunista chino realizó el Primer Congreso de los Soviets o comunas chinas, el cual nombró a Mao Tse-tung presidente de su Consejo; así, Mao pasó a ser el presidente Mao.

El proyecto que presentó el Partido Comunista para sacar adelante a China del atraso en que se encontraba consistía, según Philippe Devillers en su obra Lo que verdaderamente dijo Mao, en: "construir una China nueva, independiente y democrática, de la que la injusticia, la opresión feudal y burocrática, el estancamiento económico y cultural serán poco a poco barridos o liquidados".

Finalmente, la revolución triunfó en 1949 y, al nacer a la comunidad internacional la República Popular China, se inició para este pueblo un cambio radical en su vida política, económica, social y cultural.


[ Índice Conceptos Básicos ][ Previo ][ Nivel Superior ][ Siguiente ]
Conceptos Básicos